contador

viernes, 27 de abril de 2012

Corazones

Por acá por favor...
Fúi a un bazar esa tarde.
Fui porque mi hermana que siempre tenia la casa impecable ,con los adornos y las cortinas correctas, me dijo donde buscar aquello que creía irremediablemente roto.

“…Un corazón?, si! Andá a lo de Eugenia, en la peatonal, tiene unos muy lindos , de cerámica pintados a mano o sinó unos almohadoncitos bordados que te pegan con todo lo que tengas en tu casa…”

La miré socarronamente, pero me hablaba en serio.
No tenía idea de cuanto había sufrido yo los últimos meses , de cuanto había llorado y es que no tenía idea porque no podía contárselo.

Como esposa y ama de casa mi corazón estaba asegurado se suponía que ni el más fuerte de los vientos podía conmoverlo.

Como mujer , sabía que no era asi. Cobarde, seguí las instrucciones de mi hermana y llené el comedor de corazoncitos nuevos, como si con esa estupidez pudiera reparar el mío , que calladamente rodaba por la vereda.

Recuerdo a mi vecina, Raquel, entrando a la cocina sin ver nada , ni a mí ni a los putos corazones que adornaban la sala.
 A mi hijo ,ensuciandolo todo recién llegado de jugar a la pelota, a mi marido ,preguntándome que hice de cenar.

Salí, salí corriendo a proclamar que estaba viva que había amado y que estaba sufriendo ( como si esperara algún premio por eso)

Alguien rompió uno de esos odiosos corazones detrás mio y sonréi

4 comentarios:

JLO dijo...

salió corriendo afuera, hacia la calle, a buscar su corazón real que rodaba roto...

salu2 y pop life

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Tu relato me hizo preguntar si es posible tan grado de incomprensión, de confundir algo emocionar con un adorno absurdo. Y me contesté a mi mismo que sí.
Es comprensible que la caida y rotura de uno de esos adornos provoque una sonrisa.

Karina Olivera dijo...

Jlo : si !
Saludos:)

Demiurgo: Alguien dijo :" el corazón tiene razones que la razón no entiende" ( Supongo que para todo lo demás existen las lógicas y las estadísticas)

Saludos Demiurgo,gracias por pasar y comentar.

el oso dijo...

A veces uno llena todo de corazones con la esperanza de un extraño contagio.
Raras veces da resultado y entonces creemos en los milagros.
Besos